Sostenibilidad en la “Era Trump”

 Por: Marjo Rizo Rivas/Forbes

El fundador de una empresa familiar puede o no poseer cualidades de líder, pero no escapará a la responsabilidad de reconocer que el liderazgo debe recaer en las personas idóneas.

En los últimos meses, el panorama de la economía internacional ha dado un vuelco gracias a la elección de Donald Trump (mezcla única entre empresario, político conservador y celebridad de la televisión). La retórica de este personaje y sus allegados, de enfrentarse a la globalización de los mercados con el sentimiento de que la economía norteamericana debe imponerse por encima de las de los demás países, podría parecer una amenaza para las empresas no estadounidenses, incluyendo las familiares.

En México, 90% de los negocios son empresas familiares. Si éstas exportan sus productos o servicios al extranjero, o incluso si importan sus materias primas o procesos de otros países, la inestabilidad en la paridad cambiaria podría constituir un riesgo del que tendrán que cuidarse en los próximos meses y años.

Pero ¿esta preocupación está basada en algo real? ¿Realmente nos enfrentamos a una potencial crisis económica que impedirá que la economía global siga creciendo como hasta ahora? En lo personal, considero que esta y todas las crisis por las que la humanidad ha pasado constituyen una oportunidad de crecimiento. Así, la situación actual me parece un gran empujón para que las empresas familiares en nuestro país salgan de su zona de confort y se reinventen de cara a la “Era Trump”.

Las empresas mexicanas que deseen permanecer en el terreno de juego de la economía mundial en los próximos meses deberán fortalecerse en todos los aspectos. ¿Qué pasos debes seguir para lograrlo? Ante todo, ésta será la oportunidad de que tu empresa familiar fortalezca su estructura en todos los aspectos, incluyendo el contable; deberá establecer un fuerte control en la toma de decisiones; y, sobre todo, deberá apostar por la autosuficiencia y eficiencia operativa, financiera y administrativa, haciendo más eficiente el manejo de sus recursos y exigiendo que tanto las esferas de la vida pública como la iniciativa privada hagan lo propio.

Para lograrlo, lo primero es conocernos; debemos analizar las medidas a tomar para determinar qué gastos agregan valor a nuestros productos y servicios, manteniéndolos y fomentando el empleo entre nuestra comunidad (sean familiares o no) para hacer frente a la incertidumbre.

En este aspecto de la profesionalización de las empresas familiares, me gustaría mencionar un tema muy delicado para las familias empresarias: los parientes que no generan valor agregado. ¿Es válido mantenerlos viviendo del capital de la empresa, o será más conveniente considerarlos a ellos como los primeros empleados de los que podemos prescindir al adelgazar la nómina? En esta economía cambiante, la persona que no aporte a la empresa deberá ser la que se vaya, independientemente de su parentesco con el dueño o director de la compañía.

Puede ser que incluso tengas que replantear tu negocio; revisa tu presupuesto de ingresos y egresos del ejercicio 2017, decide si tus planes son lo que necesitas hacer para cumplir la visión de la empresa, y si los pasos para lograrlo aplican en la situación actual. ¿Es momento de abrir una nueva oficina, generar nuevos productos, exportarlos o venderlos localmente? Debes tomar en cuenta todos los factores que influirán en tu compañía, y posiblemente poner en espera algunos planes que hasta hace poco eran prioritarios, ajustarlos o descartarlos, aunque esto dependerá de cada caso en particular.

Buscando la sustentabilidad

La palabra “sustentable” nos da la sensación de que hablamos de temas exclusivamente ambientales. Nada más lejos de la realidad. Una empresa sostenible es aquella que crea un valor económico y supera los retos para alcanzar sus metas.

Muchos estudiosos han identificado ciertos desafíos que cada empresa debe superar para lograr la sustentabilidad, ¡y esto aplica también a la tuya!, ya que el ser sustentable sólo le traerá ventajas a tu compañía, la hará más sólida, con mayor valor económico y un impacto más importante en su comunidad. ¿Listo para conocer las claves que deberás aplicar para lograrlo?

  • Mide bien tus iniciativas de sustentabilidad; te recomiendo asesorarte con un experto en el tema.
  • Busca políticas que te impulsen a tener mejores resultados, no sólo te bases en las herramientas que proporciona el gobierno.
  • Educa a tus clientes sobre la importancia de un servicio o producto sustentable, así tomarán decisiones de compra más informadas.
  • Aprende a motivar a tus empleados para que asuman iniciativas de sustentabilidad, esto los compromete con su cumplimiento.
  • Determina las ganancias que te dará la sustentabilidad a corto y largo plazo.
  • Asesórate para reconocer las oportunidades y amenazas de tu entorno y en consecuencia crear estrategias internas.
  • Logra que tu compañía comunique a tus clientes y competencia que es una empresa sustentable.
  • Crea un conjunto de reglas para que todo el proceso de tu empresa sea sustentable, desde su abastecimiento hasta la entrega.
  • Y, sobre todo, mide los riesgos de invertir en tecnologías sustentables, ya que todo en exceso es malo (sí, incluso los esfuerzos de sustentabilidad).

El contexto político internacional (del que Donald Trump es el rostro, pero que también incluye fenómenos como el Brexit, la incertidumbre en los mercados latinoamericanos y muchos otros factores) nos pide ser precavidos; hoy más que nunca nos conviene contar con una empresa familiar en la que los roles estén bien identificados, la estructura esté bien cimentada y cada miembro sepa cómo desempeñar su papel.

Lo repito: cada crisis representa una oportunidad; aprovechemos que hoy México es económicamente más competitivo a nivel internacional, y que nuestro mercado nacional se prepara para un consumo mayor de productos y servicios locales, y permitamos que nuestra empresa aproveche la coyuntura de estos factores para florecer.

Como lo dijo el artista digital Michael John Bobak: “Todo progreso se lleva a cabo fuera de nuestra zona de confort”. El futuro está en nuestras manos y dependerá de nosotros tomar la nueva realidad como una oportunidad para desarrollarnos y sobreponernos a la incertidumbre; tenemos la capacidad de hacerlo y no necesitamos de la aprobación de ningún otro país para que nuestras empresas crezcan, es sólo cuestión de asumir el reto, y tu empresa familiar ¿está preparada para asumir el reto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s